Morgues en frontera de EEUU no dan abasto por aumento de muertes de migrantes

0
15

Las morgues en los estados de la frontera sur de Estados Unidos como Arizona y Texas se encuentran saturadas y no se dan abasto para procesar y almacenar los cuerpos de migrantes que han muerto en su deseo de lograr el “sueño americano”.

Prácticamente todos los días se reporta una persona ahogada en el Río Grande o rancheros descubren una persona muerta dentro de sus propiedades, contó a Efe Tom Schmerber, alguacil del condado Maverick en Texas.

En la mañana del 1 de septiembre nueve inmigrantes murieron al tratar de cruzar el río en el sector de Eagle Pass, que pertenece al condado de Maverick, y 37 personas fueron rescatadas de las aguas en ese incidente.

El migrante peruano Alan Vladimir Paredes Salazar, de 38 años de edad, fue uno de los fallecidos. Su cadáver fue trasladado a la Oficina del Médico Forense del Condado de Webb, según contó a Efe su familia, que espera que el cuerpo sea repatriado lo más pronto posible.

Pero el proceso podría tardarse. La morgue del condado Webb no se da abasto procesando los cuerpos de migrantes que constantemente llegan de su frontera y condados vecinos.

Desde enero pasado y hasta finales de agosto en ese condado se han registrado las muertes de 218 migrantes, superando los 196 fallecimientos de 2021. Debido al aumento en los fallecimientos el año pasado la morgue del condado compró cinco refrigeradores portátiles, que ya se encuentran casi a su capacidad.

La situación de las morgues en los condados fronterizos de Arizona no es diferente. De acuerdo con cifras del grupo Fronteras Compasivas, de enero pasado hasta finales de agosto un total de 126 migrantes indocumentados han muerto en la frontera de ese estado.

Gran parte de los fallecidos llegan a la morgue del condado de Pima, donde Efe hizo un recorrido.

El frío de los congeladores y el olor de la muerte reciben a quienes cruzan la gigantesca puerta metálica de la cámara donde se guardan sólo algunos de los cuerpos que han sido encontrados en los últimos meses en la frontera.

“Contamos adicionalmente con cuatro contenedores que se encuentran afuera. Cada uno tiene una capacidad para 80 cuerpos. En este momento uno de ellos ya se encuentra a su máxima capacidad”, dijo a Efe Gene Hernández, investigador forense de la Oficina del Médico Forense del Condado de Pima.

La dimensión de la tragedia se refleja en las docenas de bolsas de color blanco, todas acomodadas dentro de los refrigeradores, identificadas solamente con una tarjeta de color anaranjado.