Nueva York declara estado de emergencia para evitar expansión de la polio

0
20

El estado de Nueva York declaró estado de emergencia para evitar la propagación de la poliomelitis (polio), después de que el 21 de julio se detectara un caso en el condado de Rockland, en el norte de la ciudad de Nueva York, de una persona no vacunada que no había viajado al extranjero.

La gobernadora de Nueva York, Kathy Hochul, emitió este viernes una orden ejecutiva que estará vigente hasta el 9 de octubre para «implementar un Plan Estadal de Manejo Integral de Emergencias y autorizar a las agencias esdatales necesarias a tomar las medidas apropiadas para ayudar a los gobiernos locales y a las personas a contener, prepararse, responder y recuperarse de esta emergencia».

Entre otras cosas, con la orden ejecutiva, las autoridades quieren concentrar sus esfuerzos en reforzar las campañas de vacunación contra el virus.

Los servicios estadales han detectado el virus de la polio en muestras de aguas residuales en otros tres condados, en Orange y Sullivan, al norte de la ciudad, y en Nassau, al este de la metrópoli.

Según el estado de Nueva York, solo 86,2% de los niños entre 6 meses y 5 años en la zona metropolitana de Nueva York han recibido 3 dosis de la vacuna.

Los datos son más alarmantes en algunos de los condados afectados, con un porcentaje de vacunación contra la polio en Rockland de 60,34% en niños de esa edad y de 58,68% en Orange.

Es la primera vez en décadas que se detecta en Estados Unidos un brote de polio. Se trata de una enfermedad muy contagiosa causada por un virus que invade el sistema nervioso y puede provocar una parálisis en cuestión de horas.

En 1988, la Organización Mundial de la Salud impulsó una campaña internacional de salud pública con el objetivo de erradicar la polio en el año 2000. Sin embargo, en 2020 se reportaban casos en 34 países, principalmente del África subsahariana y Asia.

Aunque las cifras han disminuido en los últimos 18 meses, han surgido algunos casos en Ucrania e Israel; en junio se detectó el virus de la poliomielitis en las aguas residuales de Londres y en julio en las de Nueva York.