Capturan dos gigantescas pitones llenas de huevos en Reserva Nacional de la Florida

0
34

Un agente de la Comisión de Pesca y Conservación de la Vida Silvestre de la Florida (FWC) y un cazador profesional de serpientes encontraron a principios de esta semana dos enormes pitones birmanas hembras, un sinfín de huevos con el cascarón roto o sin abrirse y, un gran número de pitones recién nacidas. El hallazgo tuvo lugar en la Reserva Nacional Big Cypress, en el Condado Collier.

Una de las serpientes medía 17.6 pies de largo, cerca de un pie más pequeño que una pitón capturada el año pasado y que hasta el momento constituye un récord. La otra pitón tenía 10 pies. Las dos estaban se refocilaban en nidos activos.

“Es algo con lo que soñaba desde hacía tiempo. Es bastante surrealista”, dijo Alex McDuffie, de 23 años, cazador de serpientes que trabaja en el Distrito de Administración de Agua del Sur de la Florida.

Aproximadamente a las 10:30 p.m. del lunes, McDuffie junto con su asistente voluntario y el agente de la FWC, Matthew Rubenstein, registraron el área en busca de serpientes luego que McDuffie halló un nido. “No pasó mucho tiempo para que los dos encontraran otras 18 bebés. Rubenstein continuó su búsqueda y localizó un coposo arbusto donde había una pitón hembra en su nido”, dijo Jason Rafter, portavoz de la FWC. “La pitón estaba empollando a 23 huevos sin eclosionar”.

A poca distancia, había otro nido con 74 huevos que habían eclosionado hacía poco. La noche siguiente, McDuffie regresó al lugar con su asistente. A unas 500 yardas, vio algo grande que se movía, y era la madre de las serpientes que estaban aún en el cascarón.

“Es de veras asombroso ver dos nidos de serpientes uno al lado del otro, donde durante 60 días las serpientes estuvieron incubando sus huevos, básicamente juntas”, dijo McDuffie.

McDuffie, su asistente y otros tres cazadores de serpientes que ya estaban en el área saltaron sobre la pitón. Tras un poco de lucha, pudieron finalmente atraparla. “Hizo falta cinco hombres”, dijo McDuffie. “Nunca me había tropezado con una serpiente así. Es algo emocionante”. Desde que llegaron al sur de la Florida hace algunas décadas —posiblemente a través del mercado de mascotas exóticas— las pitones birmanas se han apoderado del medio tropical y sus números se han multiplicado alarmantemente. Dado que no tienen depredadores naturales en el área, han alterado considerablemente el balance entre depredador y presa en los Everglades y otras zonas.

Las pitones birmanas devoran aves, mamíferos y otros reptiles oriundos del sur de la Florida. Una pitón birmana hembra puede poner entre 50 y 100 huevos a la vez. Desde el 2000, más de 13,000 pitones birmanas se han cazado en el estado, de acuerdo con la FWC. La FWC estima que la población de pitones birmanas en la Florida podría ser de unas 300,000 serpientes, y la agencia quiere eliminarlas. Todos los años cientos de voluntarios se presentan para salir a los pantanos a cazarlas y matarlas. Los huevos que se encontraron esta semana se entregaron al Programa de Investigaciones de Big Cypress. Las serpientes adultas serán “sacrificadas humanamente”, señaló McDuffie.