Histórico mural en Miami Beach corre peligro de ser demolido

0
28

El emblemático mural que distingue la esquina de Lincoln Road y Alton Road, en Miami Beach, podría desaparecer pronto si autoridades y conservacionistas no logran salvarlo.

El inmenso mural de mosaicos, que ocupa ambas paredes del edificio donde estuvo el banco American Savings y más tarde Wells Fargo, lleva por nombre The Glory of Old Glory, o la gloria de las glorias, fue hecho por el artista Enzo Gallo en 1971 y representa los tres pilares de la democracia en Estados Unidos, con la Casa Blanca, el Capitolio y la Corte Suprema, secundados por pasajes de historia y la bandera de la nación.

Las autoridades de Miami Beach anticipan que el edificio será demolido para dar paso a un nuevo desarrollo de uso mixto, que contará con un moderno hotel de la firma danesa CitizenM, además de tiendas y estacionamiento para 400 vehículos.

El intrincado trabajo del artista, ejemplar de la técnica milenaria de diminutos mosaicos, fomentada por los romanos, tiene sus fundamentos en Padula, Italia, donde el creador nació antes de emigrar a Cuba en los años 1940.

Más tarde, cuando comenzó la dictadura de Fidel Castro en 1959, Gallo emigró a Miami y continuó sus labores artísticas.

“El mural de Alton Road es una magnífica muestra de mosaicos, además del valor moral e histórico que tiene”, reclamó el pintor Mario Céspedes, que cuenta con un estudio de arte a escasos pasos del lugar.

Gallo cuenta además con importantes obras de arte público, como la escultura de Cristóbal Colón en Port Everglades y las vidrieras en el Templo Beth-David en Miami.

De hecho, la firma urbanizadora Crescent Heights, que adquirió el inmueble, dijo hace seis años que “había interés en preservar los mosaicos”.

“La empresa constructora podría diseñar su edificio para incluir el mural y así salvarlo, pero no dicen nada”, reclamó Céspedes.

“No tenemos mucho arte público, y si el poco que tenemos lo destruyen a dónde vamos a parar”, cuestionó.

El grupo Miami Design Preservation League, que vela por los valores históricos y arquitectónicos en el condado Miami-Dade, convocó una campaña para salvar el mural.

“No es un edificio histórico, pero trabajamos para encontrar una manera de salvar el mural, antes de que sea demasiado tarde”, señaló Daniel Ciraldo, director ejecutivo del grupo protector.

Tal vez salvar el mural y colocarlo en otro lugar, pero la operación costaría probablemente un millón de dólares y la contratación de un equipo especializado.

“Trabajamos muy duro ahora mismo para salvar los murales, ¡Creemos que es posible!”, declaró Ciraldo.

“Miami Beach no tiene intención de asumir esa operación”, no puede, comentó a DIARIO LAS AMÉRICAS la directora de Mercadeo y Comunicaciones de la alcaldía, Melissa Berthier.