Miami-Dade adopta ley sobre derechos de inquilinos

0
160

El cuerpo legislativo de Miami-Dade aprobó el martes una serie de medidas conocidas como la Declaración de derechos de los inquilinos, que no reducirá los alquileres ni evitará los aumentos de alquileres, pero provee más protección a quienes vivan en viviendas arrendadas.

La Comisión adoptó la medida sobre derechos de inquilinos por unanimidad, lo que denota la seriedad del asunto de cara a la asequibilidad de la vivienda en el área metropolitana de Miami.

Básicamente, la nueva ley condal, única en Florida, garantiza derechos de los inquilinos sobre ciertas situaciones, como atención y pago de reparaciones por parte del propietario o arrendador del inmueble, así como acceso a recursos y documentos que explican derechos.

A esta serie de medidas se suma la norma adoptada anteriormente, sobre obligación de informar a inquilinos con 60 días de anticipación cualquier aumento de alquiler a partir de 5%.

Oliver Gibert, vicepresidente de la cámara legislativa condal, argumentó la necesidad de adoptar esta ordenanza porque “propietarios e inquilinos no están en la misma posición de fuerza, y esta nueva medida ayuda a los inquilinos, sin perjudicar financieramente a los propietarios”.

Junto a esta normativa surge la nueva Oficina de Defensa de la Vivienda, anunciada por la alcaldesa Daniella Levine Cava.

“A medida que los precios de las viviendas y los alquileres continúan aumentando, las familias enfrentan la amenaza contra su calidad de vida”, señaló Levine Cava.

Esta nueva autoridad condal ofrecerá consejería e incluso evitará desalojo si parte del alquiler es utilizado por el inquilino para pagar una reparación.

De hecho, los propietarios tendrán que proporcionar a los inquilinos la normativa adoptada sobre estos derechos, además de detalles sobre la ley de Florida que prohíbe cortar los servicios públicos por falta de pago del alquiler de viviendas.

Los propietarios también deberán notificar con tiempo a sus inquilinos si el edificio cambia de dueño y advertirles si el edificio no es seguro.

Horas antes de la votación grupo afines a la medida se manifestaron en las afueras del edificio administrativo de Miami-Dade, en el centro de la ciudad.

Por otra parte, grupos de bienes raíces se opusieron a la medida y expusieron que inquilinos “podrían usarla para dejar de pagar el alquiler”.

Otro de los artículos cuestionados fue la prohibición a preguntar sobre desalojos anteriores, lo que, acorde con quienes se oponen, “pudiera poner en peligro la seguridad de vecinos”.

El alquiler y el precio de las viviendas continúan aumentando y el Condado Miami-Dade plantea abordar una serie de nuevos incentivos para promover la construcción y abaratar los altos pagos.

El estudio sobre el alquiler y el precio de viviendas, una vez completado, será presentando al pleno de la Comisión.