Cámara Baja aprueba suspensión de trato especial a Disney World

0
30

En apenas 24 horas, la Cámara de Representantes de Florida aceptó la moción del Senado de suspender la condición de “distrito especial” a Disney World, que a su vez fue solicitada por el gobernador, Ron DeSantis.

Desde 1967, Disney Wolrd está autorizado por la ley de Florida a operar en una zona que se extiende por unos 25.000 acres, con un régimen fiscal especial que le permite millonarias ganancias y el mantenimiento de unos 60.000 puestos de trabajo.

Unos le llaman el reino dentro de Florida, porque cuenta con servicios y excepciones fiscales, y otros una importante fuente de empleos y ganancias que debe ser protegida, pero las cosas no fueron bien con el gobernador a partir del pasado mes de abril.

La disputa entre Disney y DeSantis comenzó cuando la ley Parental Rights in Education, o derechos de los padres en la educación, fue ratificada.

La nueva ley de la discordia, que entra en vigor el 1 de julio, prohíbe dictar charlas o clases sobre orientación sexual de kindergarten a tercer grado.

Acorde con la opinión de quienes respaldan la ley adoptada, un menor de 5 y ocho años no está preparado para asimilar los códigos de orientación sexual.

No obstante, defensores del colectivo LGBTQ, que trabajan para la compañía, criticaron al director ejecutivo Bob Chapek por no pelear la que aún era propuesta de ley. Incluso trabajadores de la entidad empresarial protestaron en las inmediaciones del parque temático.

Aquella situación provocó la respuesta de la poderosa empresa de entretenimiento con la suspensión de donaciones a candidatos políticos en el estado.

Tras la aprobación de la Cámara de Representantes, la medida debe ser votada por el Senado una vez más, para luego pasar al gobernador y obtener su ratificación.

Si la suspensión es finalmente adoptada, podría modificar la manera que Disney World funciona, lo que arraigaría arraigar un aumento de costos y su correspondiente alza de precios, según anticipan, lo que a su vez afectaría a la empleomanía.