Congreso estatal de Florida aprobó el mayor presupuesto fiscal de su historia

0
103

El Congreso estatal de Florida aprobó hoy lunes 14 de marzo el mayor presupuesto fiscal de su historia, unos 112.100 millones de dólares, que trae aumentos de salarios para empleados y contratistas estatales.

Se trata de una aprobación bipartidista, entre republicanos y demócratas, que rara vez sucede y marca el fin de la sesión legislativa anual, que contó con acalorados enfrentamientos sobre política y rediseño de ciertos distritos electorales.

De hecho, los presupuestos fueron aprobados por unanimidad en el Senado estatal, poco después de que la Cámara Baja lo aprobara con una votación de 105 a 3.

El representante republicano Anthony Sabatini de Howey and the Hills, el representante demócrata Michael Grieco de Miami Beach y el representante demócrata Dotie Joseph de North Miami Beach votaron en contra. Seis senadores no votaron.

“Creo que ustedes dieron una enorme cantidad de cosas buenas en esta sesión legislativa”, señaló el gobernador Ron DeSantis en una conferencia de prensa poco después de que agregaran los legisladores.

«Estoy muy orgulloso de ver muchas cosas que cruzaron la línea de meta», señaló el gobernador, Ron DeSantis, durante una conferencia de prensa que fue brevemente interrumpida por manifestantes que arrojaron cientos de billetes falsos de 100 dólares.

“Estoy muy orgulloso de ver muchas cosas que cruzaron la línea de meta”, añadió.

De hecho, todos los trabajadores del estado recibirían un aumento promedio del 5.38%, otros más. Ninguno ganará menos de 15 dólares por hora, cuatro años antes de lo que estipula la ley estatal para el resto de la fuerza laboral en Florida.

De esta manera, maestros, conductores de autobuses, empleados de hogares de ancianos contratados por el estado, etc., ganarán 15 dólares por hora. Fiscales y defensores públicos tendrán aumentos de hasta 10.000 dólares, mientras oficiales de cárceles ganarán al menos 20 dólares por hora.

El multimillonario gasto, alimentado en parte por la inyección de fondos federales y una recaudación mayor de impuestos, tiene en cuenta ciertas necesidades, como la inflación, que supera el 7.5% en la nación. Pero también aborda la escasez crítica de trabajadores tras el paso de la pandemia de coronavirus y una serie de factores que pudieron haber provocado la ‘huida’ de empleados, sobre todo en los sectores de servicios y salud.

Vale recordar que el Gobierno federal estima entregar a Florida 16.7 mil millones de dólares en los próximos cinco años, para mejorar la red estatal de servicios, que incluye trenes, puentes, aeropuertos y transportación pública, como parte de la Ley de Empleos e Inversión en Infraestructura, de un gasto extraordinario de 1.2 billones de dólares (1.2 Trillion), que hace apenas cuatro meses adoptó el Congreso de la nación.

La propuesta para el gasto escolar es una de las más grandes de la historia, y la Asociación de Educación de Florida, que representa a los maestros, la calificó como “un verdadero paso adelante”.

“Este es un presupuesto que servirá a nuestro estado para las generaciones venideras”, dijo en un comunicado el presidente del Senado, Wilton Simpson, republicano por Trilby.

En última instancia, el gobernador Ron DeSantis tendrá la última palabra sobre cuánto gasta el estado en el año fiscal 2022-23, ya que el mandatario propuso un presupuesto menor, de 99.700 millones de dólares.

Sin embargo, el estado vuelve a rechazar el subsidio del Gobierno federal para ampliar el servicio de salud Medicaid, que es destinado a familias y personas con ingresos menores, por considerar las condiciones a cumplir de “inconveniente” para los intereses de Florida.

Entretanto, se plantea un recorte de 309 millones de dólares para hospitales, entre los que podrían estar 71 millones menos para la red Jackson Memorial en Miami-Dade y una substracción de 22 millones para dos recintos hospitalarios en Broward.