Decretos provacuna elevan inmunización en Estados Unidos, pero aún enfrentan resistencia

0
23

Cuando Estados Unidos impuso la inmunización obligatoria contra el covid  para la fuerza laboral, hubo quien avizoró despidos masivos y otro golpe a la ya precaria recuperación económica. Pero, contrario a esto, estas medidas parecen estar rindiendo frutos.

Aunque aún dividen al país, los decretos provacuna contribuyeron para elevar la inmunización de Estados Unidos contra la pandemia.

«Hasta ahora esto demostró ser la estrategia más efectiva para superar la resistencia a las vacunas«, dijo el doctor Bradley Pollock, director del departamento de Salud Pública de la Universidad de California, en Davis, citado por el diario Sacramento Bee en octubre. «Es más que bueno, es muy bueno».

Cerca de 58% de la población de Estados Unidos se inmunizó hasta noviembre. Esto representa un aumento desde agosto, cuando comenzaron a anunciarse los decretos.

El gobierno del presidente Joe Biden fijó el 4 de enero como plazo para los empleados de las grandes compañías para estar totalmente vacunados, medida que creen afectará a más de dos tercios de la fuerza laboral estadounidense.

«La vacunación es el mejor camino para salir de esta pandemia», dijo Biden.

«Estoy pidiéndole a los empleadores que actúen. Las empresas tienen más poder que nunca para acelerar nuestra salida de esta pandemia, para salvar vidas y proteger nuestra recuperación económica», agregó.

Estos decretos de inmunización se suman a los anunciados por algunos grandes empleadores, como la aerolínea United Airlines que informó a su nómina de 67.000 personas en Estados Unidos, que deberían inmunizarse. Caso contrario, podrían perder empleo.

Hasta este jueves, unos 2.000 solicitaron excepciones médicas o religiosas. Pero la mayoría de los empleados se vacunó.

Tyson Foods, una de las mayores compañías procesadoras de pollo y carne del mundo, anunció en agosto que todos sus 120.000 empleados tendrían que vacunarse.

Ahora cerca de 96% de la nómina está inmunizada, reportó el diario New York Times.

Las Fuerzas Armadas, a cuyo personal activo lo alertaron a vacunarse o enfrentar las consecuencias, alcanzó 95% de inmunización en todas sus ramas.

En su mayoría, los trabajadores quieren vacunarse y están de acuerdo con las medidas. La AFL-CIO, la mayor central obrera de Estados Unidos, afirma que se trata de un paso en la dirección correcta.

Quienes se oponen lo hacen más contra la imposición de la vacunación, más que contra la vacunación en sí.

Esto se percibe con fuerza en los cuerpos policiales, a pesar de los estragos que el virus causó en ellos.

Más de 260 policías murieron a causa del coronavirus este año, 5 veces la cantidad de oficiales que murieron baleados, de acuerdo con el portal que registra las muertes en el cumplimiento del deber.