Gobierno confirma suspensión y revisión del programa de deportaciones aceleradas

0
43

Un controvertido programa de deportaciones aceleradas activado durante el gobierno anterior y reanudado por el gobierno de Joe Biden en julio, fue suspendido y está siendo revisado, confirmó este viernes un portavoz del Departamento de Seguridad Nacional (DHS).

“La revisión de la política de remoción (deportación) acelerada ampliada está en curso”, dijo la agencia a través de un correo electrónico.

“Esta aplicación particular de remoción acelerada se usó en un número extremadamente pequeño de casos bajo la Administración de Biden y no se usará en el futuro hasta que se complete la revisión del Departamento», agregó.

El departamento indicó además que “la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) ha utilizado la deportación acelerada ampliada en cuatro ocasiones desde el 20 de enero de 2021”.

A finales de julio, el DHS anunció los primeros vuelos hacia El Salvador, Guatemala y Honduras con indocumentados deportados.

El gobierno argumentó que los deportados de forma expedida (expedited removal) se aplicó a ciertas familias que llegaron recientemente a la frontera sur, no pudieron ser expulsadas bajo el Título 42 del Código de Estados Unidos (activado por la pandemia) y no tenían una base legal para permanecer en los Estados Unidos.

Hasta finales de 2019, las deportaciones expeditas sólo se ejecutaban hasta 14 millas de la frontera y llevara menos de 14 días en el país, pero el entonces gobierno de Donald Trump amplió el radio d acción a nivel nacional como parte de su política migratoria de ‘tolerancia cero’.

Cuando fue reanudado el programa, el pasado 26 de julio, el DHS dijo que la remoción acelerada proporcionaba “un procedimiento legal y más acelerado para remover aquellas unidades familiares que no tienen una base bajo la ley de Estados Unidos Para estar o permanecer en el país”.

Agregó que el “intentar cruzar entre los puertos de entrada o eludir la inspección en los puertos de entrada es la forma incorrecta de llegar a Estados Unidos” y que estos actos “son peligrosos y pueden tener consecuencias migratorias a largo plazo para las personas que intentan hacerlo”.