Merck crea píldora que reduce riesgo de hospitalización y muerte por Covid-19

0
19

En un posible avance en la lucha contra la pandemia, la farmacéutica Merck afirmó que su píldora experimental llamado molnupiravir para los enfermos de COVID-19 redujo las hospitalizaciones y muertes a la mitad.

Si resulta aprobado por las autoridades, sería la primera pastilla para el tratamiento del COVID, sumando una nueva arma sencilla de utilizar a un arsenal que ya incluye la vacuna contra el COVID-19.

La compañía anunció que en breve solicitará a las autoridades de salud de Estados Unidos y otros países que avalen la utilización de la píldora. La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por sus siglas en inglés) podría emitir una decisión semanas después de eso, y si da el visto bueno, la píldora podría ser distribuida rápidamente.

Todas las demás terapias actuales contra el COVID autorizadas en Estados Unidos requieren de una inyección o de administración intravenosa. En contraste, una píldora que se tome en casa reduciría la carga de trabajo a los hospitales y podría contribuir a frenar brotes en lugares pobres y remotos en el mundo que no han tenido acceso a terapias de infusión más caras.

En el estudio participaron 775 adultos con síntomas leves o moderados de COVID-19 que estaban considerados de alto riesgo para desarrollar un cuadro grave por problemas de salud previos como obesidad, diabetes o enfermedades cardiacas. Los resultados no están revisados aún por expertos externos, el procedimiento habitual para examinar las nuevas investigaciones médicas.

Entre los pacientes que tomaron molnupiravir, 7,3% fueron hospitalizados o fallecieron al cabo de 30 días en comparación con el 14,1% de los que tomaron la píldora placebo. Después de ese periodo, no hubo muertes entre quienes recibieron el medicamento en comparación con ocho en el grupo al que se suministró un placebo, según Merck.