Biden dice en la ONU que el mundo enfrenta «una década decisiva»

0
36

El presidente Joe Biden prometió en su discurso ante la Asamblea General de Naciones Unidas su compromiso con la cooperación internacional con los aliados de EEUU en lo que consideró «una década decisiva para nuestro mundo».

Biden incluyó frentes que hacen complejo escenario internacional: la tensión con aliados, especialmente con Francia, los enfrentamientos con China, la pandemia y la crisis climática. Biden destacó que hay un «punto de inflexión en la historia» y se debe actuar rápida y cooperativamente para abordar los problemas vinculados al covid-19, el cambio climático y abusos contra los derechos humanos.

Sus palabras ocurren también tras el desastroso retiro de tropas de Afganistán y una de las tensiones diplomáticas más serias que enfrenta el país con un socio tradicional -Francia- por la disputa en torno a la compra de submarinos nucleares.

Sin embargo, el mandatario demócrata destacó su decisión de poner fin a la guerra más larga de la historia de Estados Unidos y señaló que busca que la diplomacia de EEUU debe ser el primer paso y que el uso de la fuerza debe ser el «último resorte», no el primero. Dijo que lo impulsa la idea de que «para cumplir con nuestra propia gente, también debemos comprometernos profundamente con el resto del mundo».

«Hemos terminado con 20 años de conflicto en Afganistán», dijo Biden. «Y al cerrar este período de guerra implacable, estamos abriendo una nueva era de diplomacia implacable de utilizar el poder de nuestra ayuda al desarrollo para invertir en nuevas formas de ayudar a las personas en todo el mundo», señaló.

En todo caso, Biden le imprimió optimismo a su discurso al indicar que «Estados Unidos está de regreso» al escenario internacional, apelando además al diálogo global, una idea que se ha convertido en una abreviatura del cambio de rumbo que Biden marcó sobre su antecesor, Donald Trump, quien se había distanciado de los aliados históricos y del multilateralismo.

Biden, sin embargo, enfrenta el escepticismo por parte de los aliados luego de cuatro años de política exterior de «Estados Unidos primero» de Trump.