Ron DeSantis objeta sobre restricciones sanitarias a cruceros

0
66

La batalla legal por el retorno de los viajes en crucero desde Florida tiene un nuevo capítulo, luego de que el gobernador Ron DeSantis anunció que el estado “luchará” contra una orden judicial que repone el vigor de las restricciones de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) a los cruceros, en medio de la pandemia de COVID-19.

Los comentarios del mandatario estatal se produjeron después de que un panel judicial del 11° Tribunal de Apelaciones del Circuito de EEUU, con sede en Atlanta, revocó un fallo anterior, emitido por un juez de Tampa, que favoreció la orden estatal de prohibir la solicitud de prueba de vacunación.

DeSantis fue enfático al señalar que su administración «acudirá» a todas las opciones legales pertinentes, ya sea en el mismo tribunal que emitió el nuevo fallo o incluso en la Corte Suprema de Estados Unidos.

El fallo del Tribunal de Apelaciones se conoció meses después de que DeSantis anunciara una demanda del estado contra el gobierno federal, argumentando que los CDC se estaban extralimitando en su autoridad con las órdenes de navegación y los requisitos de salud para los cruceros.

Según las disposiciones de la agencia, las líneas de cruceros deben adherirse a una serie de pruebas y medidas de seguridad antes de poder salir al agua, como medida de prevención después de que se registraran varios brotes de COVID-19 en los cruceros el año pasado y más de medio millón de personas muriera en el país por coronavirus.

La procuradora general de Florida Ashley Moody, respaldada por DeSantis, presentó la demanda del estado en abril, alegando que los CDC se habían excedido en su autoridad legal al imponer las restricciones.

Si bien un juez federal en Tampa estuvo de acuerdo con los argumentos del estado al emitir la orden judicial, un panel de tres jueces de la corte de apelaciones suspendió el fallo el pasado sábado por la noche, sin que se dieran a conocer más detalles sobre su decisión.

A menos que las anunciadas acciones de DeSantis surtan efecto a favor de su postura, la suspensión del fallo permitiría que las restricciones de los CDC permanezcan en vigor.

«Estoy seguro de que ganaríamos en la Corte Suprema de Estados Unidos», agregó el gobernador, quien cree, según dijo, que la batalla legal en curso puede tener no solo efectos en la industria de cruceros, sino en otras esferas a nivel nacional.

Al solicitar la suspensión a la corte de apelaciones, los abogados de los CDC argumentaron que la «todos los cruceros en cuestión son barcos de bandera extranjera, que deben detenerse en uno o más puertos extranjeros durante cada viaje».

Y anotaron: “Los viajes en crucero tienen el potencial de introducir variantes de COVID-19 preocupantes en los Estados Unidos, desde países como las Bahamas, México, Honduras, Saint Maarten, República Dominicana, Haití, Aruba y Saint Kitts y Nevis”.

A juicio de los letrados que representan a los CDC, el gobierno federal rige la manera que pasajeros, por vía marítima, terrestre y aérea, salen y entran al territorio nacional, y la agencia sanitaria nacional tiene autoridad para hacer cumplir las regulaciones que sean necesarias, con el fin de prevenir la introducción, transmisión o propagación de enfermedades contagiosas desde un país extranjero a los Estados Unidos.

La disputa legal en el tribunal de apelaciones se produce cuando Florida también está tratando de defenderse de una demanda presentada la semana pasada por Norwegian Cruise Line Holdings en el Distrito Federal Sur de Florida.

Esta demanda cuestiona la constitucionalidad de una ley impulsada por DeSantis, que evita que las líneas de cruceros exijan a los pasajeros que muestren prueba de inmunización, llamados ‘pasaportes de vacunación’, antes de poder abordar los barcos.