Consumidores en Florida podrían recibir un duro golpe con nuevo impuesto a las ventas online

0
99

El gobernador Ron DeSantis firmó el lunes por la noche una ley que exigirá a las tiendas online de fuera de Florida, a cobrar impuestos sobre las compras que hagan los residentes del estado en sus páginas web.

Florida exigía que el comprador pagara al estado los impuestos sobre las ventas, pero la nueva ley traslada la carga a los minoristas en línea de otros estados, quienes tendrán que cobrar impuestos sobre las ventas estatales y locales, como lo hacen las tiendas con presencia física y como ya lo hacían las tiendas en línea del estado.

De acuerdo Mayra Rocha, experta en finanzas y negocios, muchos dueños de negocios en la Florida han aplaudido la ley, pues anteriormente decían estar en desventaja ya que mientras las empresas que vendían por internet no tenían que pagar impuestos, las empresas locales sí.

La decisión, que entrará en vigor el primero de julio, recaudará casi 1,000 millones de dólares anuales en ingresos estatales, que serán utilizados para reparar los gastos del fondo de desempleo de Florida, que se ha visto reducido durante la pandemia del coronavirus.

“Después de tres años eso va a reducir otro impuesto de renta comercial, para ayudar a progresar nuestra economía y a los pequeños negocios”, dijo el senador estatal Manny Díaz.

La SB-50 fue apoyada por la Cámara de Representantes y el Senado de Florida, y ampliamente apoyada por empresarios en Tallahassee, pero sus detractores aseguran que se trata de un aumento de impuestos.

La congresista Anna Eskamani, se opuso enérgicamente a la propuesta y dijo que golpeará los bolsillos de los consumidores. Según Eskamani, la ley se trata de recoger impuestos para beneficiar a las empresas, y por esto no votó a favor.

Por su parte, el presidente de la federación de minoristas de Florida, Scott Shalley, dijo en un comunicado que la ley crea un campo de igualdad de condiciones para todas las empresas, y que la medida es justa.

Durante los próximos 5 años, Florida recaudaría alrededor de 5,000 millones de dólares con la nueva ley.