Miami Beach reitera «se acabó la fiesta»

0
152

La autoridad municipal trata de contener actos de violencia y el peligroso contagio de coronavirus que deriva una multitud que ni usa mascarillas ni mantiene la distancia física

Tras un agitado fin de semana en la zona sur de Miami Beach, donde miles de jóvenes acudieron a celebrar sus vacaciones Spring break y más de 1.000 fueron arrestados por ‘diversas razones’, el jefe de la Policía municipal, Richard Clements, reiteró “se acabó la fiesta”, en alusión a la violencia y peligrosa posibilidad de contagio de coronavirus que deriva una multitud que ni usa mascarillas ni mantiene la distancia física.

En efecto, el Gobierno municipal adoptó establecer un inusual toque de queda, por al menos otra semana, a partir de las 8 pm, de jueves a domingo, en el llamado distrito South Beach, al mismo tiempo que restringe el acceso a la isla para vecinos y trabajadores del área.

El toque de queda tendrá lugar, al menos por ahora, durante los próximos tres fines de semana, hasta el 12 de abril, usualmente terminan las vacaciones de primavera.

El cierre se lleva a cabo de jueves a domingo, y tal como señaló el comisionado Góngora “de lunes a miércoles la ciudad continuará funcionando de forma normal”.

Entretanto, la restricción del acceso a South Beach ocasionó un gran congestionamiento vehicular en la carretera interestatal I-195. Miles de vehículos se quedaron atrapados durante horas, incluso en los viaductos McArthur y Julia Tuttle, mientras algunos de ellos lograban volver en dirección contraria.

Góngora reiteró que “parte del problema es el Spring Break y la otra parte es que el gobernador ha dicho que nuestro estado está abierto y que el gobierno local no puede obligar el uso de mascarilla. También la gente ha recibido su cheque [de ayuda federal] y están utilizando ese dinero para venir aquí a hacer rumba y retar a la Policía”.

“Tuvimos que poner mano dura, cerrar las calles y los puentes de acceso a Miami Beach para mantener el control de la ciudad”, subrayo.

A la pregunta de uno de uno de los periodistas de la emisora de radio Actualidad 1040, sobre por qué pensaron que la gente se iría al cerrar el acceso a la zona y exhortar a cerrar locales comerciales, el comisionado respondió: “Es la única manera de sacar a la gente de la calle de lo que se llama el corazón de South Beach, que son las calles Ocean Drive, Collins Avenue y Washington Avenue, de la calle 5 a la 16. Estos jóvenes se congregan sin respetar la distancia social. Es peligroso para ellos y es peligros para el público”.

“Además, estos jóvenes no respetan la ley. La Policía viene y le da órdenes y ellos siguen haciendo lo que les da la gana. El administrador determinó el sábado que la única forma de controlar esto es cerrar esa zona a las ocho de la noche”, reafirmó