Las principales potencias del planeta se reúnen en una cumbre virtual

0
117

Un mes después de su llegada al poder con la promesa de una diplomacia estadounidense en las antípodas de Donald Trump, Joe Biden participa este viernes en su primera reunión con sus aliados del G7, un encuentro que se centrará en la respuesta a la pandemia y sobre todo en las vacunas.

En esta cumbre participan los dirigentes de Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Alemania, Canadá, Italia y Japón, y los máximos representantes de la Unión Europea.

Durante su intervención en el G7, Biden urgió a sus aliados europeos a confrontar los desafíos económicos y políticos que representa China.

«Debemos prepararnos juntos para una competencia estratégica a largo plazo con China», indicó Biden en un discurso virtual ante la Conferencia sobre Seguridad de Múnich.

«Podemos hacer frente a los abusos económicos del gobierno de China y a la coerción que socava los fundamentos del sistema económico internacional», agregó.

Por otro lado, el presidente demócrata consideró que «afrontar la temeridad de Rusia y su pirateo de redes informáticas en EE. UU., en Europa y el mundo se ha vuelto crucial para proteger los retos de seguridad colectivos».

En cuanto a restablecer los lazos con sus aliados europeos, los cuales quedaron profundamente divididos durante el gobierno Trump, Biden dijo: «Estoy enviando un mensaje claro al mundo. Estados Unidos está de vuelta. La alianza transatlántica está de vuelta», afirmó.