Medidas extraordinarias en Tampa para celebrar el Super Bowl 55

0
109

El coronavirus ha cambiado prácticamente la forma que vivimos y la celebración del Super Bowl 55 no está excepto de ello. Por eso, además del usual incremento de seguridad, tanto el comité organizador como la municipalidad de Tampa se aprestan a aplicar además una serie de regulaciones sanitarias muy especiales este domingo, 7 de febrero, cuando se realice el magno evento.

Según datos divulgados por la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) el Super Bowl es el segundo evento más protegido en el país, solo superado por la juramentación del Presidente, esta vez reforzado por medidas de higiene.

Para empezar, el número de actividades públicas ha sido reducido drásticamente y solo 22.000 personas podrán acceder al estadio para ver el juego, de las 65.000 que usualmente se permiten en el Raymond James Stadium, en Tampa.

Y tan pronto lleguen a las inmediaciones del parque, tan solo salir el automóvil, por ejemplo, el uso de mascarillas es obligatorio.

Al entrar al estadio, cada persona recibirá una mascarilla KN95 y un pequeño frasco de gel desinfectante para manos.

Los poseedores de boletos recibirán kits de seguridad con máscaras kn95 y desinfectante de manos cuando ingresen al estadio.

De hecho, la disposición de asientos estará marcada por espacios prohibidos, para mantener la distancia física, y solo personas que compartan una vivienda serán permitidas sentarse juntas.

Cathy Lanier, directora de seguridad de la NFL, señaló que “no hay amenazas creíbles en este momento”, pero que la alta clasificación de seguridad “permite que haya más recursos disponibles si es necesario”.

En concreto, más de 500 oficiales del Departamento de Seguridad Nacional y más de 300 agentes del FBI, junto a unos 70 oficiales especiales del estado, la municipalidad y el condado Hillsborough, donde se encuentra Tampa, estarán al tanto de cada movimiento en las inmediaciones del estadio.

Durante una conferencia de prensa, el jefe de policía de Tampa, Brian Dugan, señaló que el objetivo es “tener una experiencia agradable y segura” para todos.

«La esperanza es que el lunes por la mañana estemos celebrando una victoria de los Bucs y nadie sepa quién es el jefe de policía en la ciudad de Tampa», bromeó el alto policial, en referencia a la esperada victoria del equipo local, los Tampa Bay Buccaneers, ante los Kansas City Chiefs.

Además, la Policía municipal estará atenta al cumplimiento de reglas sanitarias establecidas en bares y restaurantes, como el uso de mascarillas y el distanciamiento físico de al menos seis pies, para evitar el repunte del virus en la ciudad.

Mientras tanto, la seguridad federal está enfocada en averiguar y sopesar cualquier información que conduzca a creer en un posiblee atentado, sea de origen foráneo o doméstico.

“La vigilancia”, señaló el FBI, “incluye el monitoreo de mensajes y charlas en las redes sociales” e instó al público a “estar atento a cualquier mensaje sospechoso y reportarlo rápidamente” al 1-800-CALL-FBI (1-800-225-5324).

El juego comienza a las 6:30 pm y será transmitido por CBS.