Se entregó jefe de bomberos en Florida buscado por robo de vacunas anticovid.

0
74

Un paramédico y supervisor de bomberos del condado Polk, en Florida (EE UU), buscado por la policía por un robo de vacunas contra el covid-19, se entregó este miércoles a las autoridades tras el arresto de uno de sus subordinados por el mismo caso.

Anthony Damiano, de 55 años de edad, que ha sido capitán de una dotación de bomberos a lo largo de 14 años, está acusado de mala conducta y robo menor, indicó la oficina del alguacil del condado de Polk, en la región central de Florida.

Se esperaba que Damiano fuera arrestado al regresar a su vivienda tras un viaje fuera del estado, pero el sanitario, que en un principio alegó haber tomados las vacunas para suministrarlas a su madre, se entregó sin resistencia en una comisaría.

Otro paramédico relacionado con el caso, el hispano Joshua Colón, de 31 años de edad, está acusado no solo de robar tres dosis de una vacuna de covid-19, sino de rellenar los documentos necesarios para vacunarse en nombre de otras personas y de brindar información falsa.

La oficina del alguacil de Polk indicó este martes que Colón renunció a su puesto el viernes pasado y el lunes 25 de enero fue detenido, pero se encuentra ya en libertad bajo fianza.

Colón tenía la tarea de vacunar al personal de primeros auxilios de una estación de bomberos de Polk y de hacer el papeleo reglamentario para que quedase constancia de quien se vacunó y cómo se administraron las vacunas que el estado provee gratuitamente.

El paramédico, dijo a la policía que, antes de la aplicación de las vacunas, su supervisor bromeó con él acerca de apropiarse de alguna dosis para su madre y después le pidió que reportara tres dosis como inservibles.

Cuando se fue a almorzar dejó todas las vacunas en un refrigerador y etiquetadas y cuando regresó tres ya no estaban allí, pero no informó a las autoridades.

“Joshua trató de encubrir al capitán, Joshua preparó la circunstancia para que las vacunas fueran robadas”, dijo el alguacil Grady Judd durante una conferencia de prensa el martes.

De acuerdo con el informe policial, Damiano admitió haber tomado las vacunas y le dijo a Colón que reportara esas vacunas como si se hubieran caído del escritorio de la estación de bomberos.

La policía indicó que la madre del supervisor nunca recibió las vacunas.

En Florida solo pueden vacunarse por ahora el personal sanitario y de primeros auxilios, los ingresados en residencias de ancianos y quienes los cuidan, así como los mayores de 65 años de edad.