Gobernador de Florida activa Guardia Nacional ante posibles disturbios por toma de posesión de Biden

0
144

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, activó este viernes la Guardia Nacional en respuesta a amenazas de «posibles disturbios civiles» previos a la toma de posesión del presidente electo Joe Biden.

La orden ejecutiva firmada por DeSantis entró en vigor de inmediato y permanecerá vigente hasta el 24 de enero «o el momento en que se complete la asistencia a las autoridades gubernamentales estatales y locales».

«Ordeno a la Guardia Nacional de Florida que coordine y apoye al Departamento de Aplicación de la Ley de Florida en sus esfuerzos por apoyar a las fuerzas del orden público estatales y locales en misiones de seguridad y asignaciones necesarias para mantener la paz», indica.

El documento señala que también responderá a amenazas o ataques terroristas nacionales y mejorará la seguridad nacional.

La Guardia Nacional coordinará esfuerzos con las autoridades locales no solo para proteger el Capitolio del estado, sino también a sus ciudadanos y edificios públicos de cualquier potencial disturbio civil.

La orden de DeSantis llega justo después de que el FBI arrestara el propio viernes en Tallahassee, capital del estado, a un veterano del Ejército que llamaba a enfrentar con las armas a los manifestantes que se congregarán en el Capitolio de Florida este domingo.

Daniel Baker, de 33 años, pretendía rodear a los manifestantes en la sede del gobierno estatal y confinarlos con armas, de acuerdo con la información ofrecida por el fiscal federal para el Distrito Norte de Florida, Lawrence Keefe, y el FBI.

John Dailey, alcalde de Tallahassee, había instado a DeSantis a desplegar tropas de la Guardia Nacional en la ciudad este fin de semana para evitar incidentes.

El ataque al Capitolio de Estados Unidos y las amenazas de más acciones violentas han provocado que las agencias de aplicación de la ley en D.C. y en toda la nación adopten medidas para garantizar la seguridad de los edificios federales previo al Día de la Inauguración.

Las autoridades permanecen alertas luego de la pobre respuesta policial el pasado 6 de enero, cuando cientos de partidarios del presidente saliente Donald Trump atacaron el Capitolio en Washington, dejando un saldo de cinco muertos y decenas de heridos.