Trump inaugura la celebración del 4 de julio con un multitudinario evento en el Monte Rushmore

0
135

El mandatario estadounidense hizo este viernes la apertura oficial de la celebración de la tradicional fiesta del 4 de julio, con una muestra de fuegos artificiales en el Monte Rushmore, para el que se emitieron unas 7.500 entradas y en donde no era obligatorio el distanciamiento social ni el uso de tapabocas.

«Nuestra nación está presenciando una campaña despiadada para borrar nuestra historia, difamar a nuestros héroes, borrar nuestros valores y adoctrinar a nuestros hijos. Las turbas enojadas están tratando de derribar las estatuas de nuestros fundadores, desfigurar nuestros monumentos más sagrados y desatar una ola de crímenes violentos en nuestras ciudades», señaló Trump en su discurso.

«Este monumento nunca será profanado. Estos héroes nunca serán desfigurados. Su legado nunca, nunca será destruido. Sus logros nunca serán olvidados. Y el Monte Rushmore será, para siempre, como un eterno tributo a nuestros antepasados y a nuestra libertad», añadió el líder republicano.

De acuerdo con lo reportado por The New York Times, 80% de los espectáculos de fuegos artificiales en el país fueron cancelados. Pero, pese a las recomendaciones, cada territorio ha fijado sus propias restricciones para los festejos del Día de la Independencia.

Por ejemplo, en Los Ángeles, California, donde se han confirmado más de 12.000 casos nuevos desde el pasado viernes, el Departamento de Salud ordenó el cierre de las playas y la cancelación de los espectáculos de fuegos artificiales.

«No queremos más cierres, pero nuestros números están por las nubes», dijo el doctor Cameron Kaiser, el oficial de salud pública en el condado de Riverside, California.

En las zonas del centro del país, como Nebraska, los autoridades sugirieron que las celebraciones debían hacerse con reuniones al aire libre, pero llevando el registro de los invitados para facilitar el rastreo de posibles contagiados, indicó The New York Times.

En el sur de Florida, las autoridades de salud decidieron cerrar las playas, desde Los Cayos hasta Palm Beach, para minimizar el riesgo de contagio entre las multitudes que por esta época de verano se agolpan en el Sunshine State.

En el condado de Miami-Dade, que ha superado la barrera de los más de 1.200 nuevos casos por día, el alcalde Carlos Giménez endureció las restricciones a restaurantes y hoteles durante todo el fin de semana.

«No hay un acto más patriótico que proteger la vida de todos en nuestro condado», dijo Giménez en un comunicado.

En la capital estadounidense, Trump prometió un “gran celebración”

En Washington D.C., las autoridades siguen adelante con la celebración. David Bernhardt, el secretario del Interior, anunció en un comunicado de prensa el miércoles que ya tenian preparado un «espectáculo aéreo único» y una exhibición de pirotecnia «que promete ser la más grande de la historia reciente», con más de 10.000 fuegos artificiales lanzados durante la noche.

Al igual que el año pasado, Trump presidirá el evento. Las autoridades federales aseguran estar preparadas para acoger a “una multitud considerable”. El secretario del Interior afirma que más de 300.000 máscaras estarían disponibles para los visitantes.

 

Con Informacion de EFE.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí