El coronavirus mata a más de 250.000 personas en el mundo

0
200

Más de un cuarto de millón de personas han muerto en el mundo por el nuevo coronavirus desde su aparición en diciembre en China, según un recuento de la AFP, pero cada vez más países, en particular en Europa, comienzan a aligerar las restricciones impuestas a la población.

El número de muertes diarias ha disminuido significativamente en los últimos días en Europa, lo que llevó a las autoridades a relajar ciertas medidas de confinamiento.

Sin embargo, las autoridades mantienen algunas medidas y aplican otras nuevas, como la obligación de usar una máscara en el transporte público, en tiendas y lugares públicos, para evitar una segunda ola de contagios.

En Estados Unidos, algunos estados han decidido levantar el confinamiento. El lunes murieron 1.015 personas por la covid-19, la cifra más baja desde principios de abril, aunque el panorama es sombrío.

Estados Unidos, el país más afectado del mundo con más de 68.000, probablemente supere las 100.000 muertes para junio, según varios modelos epidemiológicos que no prevén una caída de los contagios en verano.

El Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud (IHME) revisó el lunes su pronóstico de muertes causadas por el nuevo coronavirus de 72.000 a casi 135.000 de aquí al 4 de agosto, a la desconfinación prematura en ciertas regiones del país.

El mismo presidente de Estados Unidos, Donald Trump, reconoció el domingo que en el país «perdería 75.000, 80.000 o 100.000 personas».

Según la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, conseguir una vacuna es la «mejor oportunidad colectiva de vencer al virus»

Tenemos que desarrollarla, producirla y desplegarla por todos los rincones del mundo a precios asequibles», agregó la mujer que está al frente de una conferencia de donantes.

Esta campaña para recaudar dinero realizada en línea ha conseguido 7.400 millones de euros para financiar la investigación de una vacuna contra la covid-19.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) también considera que solo el descubrimiento de una vacuna o una cura permitirá poner fin a la pandemia, que obligó a varios miles de millones de personas a permanecer encerrados en casa durante varias semanas, lo que ha paralizado la economía mundial.

Investigadores de todo el mundo tienen en marcha un centenar de proyectos de vacuna, de los que una decena están en la fase de ensayos clínicos, según London School of Hygiene and Tropical Medicine.

Mientras, la vida se reanuda gradualmente en todo el mundo. California, el primer estado de Estados Unidos que decretó el confinamiento, comenzará a relajar ciertas medidas este fin de semana, anunció el lunes el gobernador Gavin Newsom.

«Millones de californianos han seguido las reglas de confinamiento y gracias a ellos podemos comenzar a dar el siguiente paso», dijo el gobernador demócrata, que ha recibido presiones para aliviar estas medidas y reactivar la economía de su estado, quinto en el mundo en términos de producto interno bruto.

Precaución sanitaria frente a reactivación de la economía: el dilema es el mismo en todas partes del mundo. Ens Estados Unidos, la pandemia está afectando a los trabajadores haitianos en la industria avícola, una fuerza laboral barata pero vital en un país que teme una escasez de carne.

«Todos los días, rezo a Dios para que no me pase nada», dijo a AFP Tina, una empleada de una planta procesadora de aves en Georgetown, Delaware. «Me gustaría quedarme en casa con mis tres hijos, pero no tengo otra opción, las facturas llegan por todos lados», dijo la mujer de 27 años.

Precauciones –

Con precaución, 15 estados europeos siguieron el lunes a suavizando las medidas de contención. Los parques se han reabierto en Italia, los lugares de culto y los museos han hecho lo mismo en Alemania y se han formado colas frente a muchos salones de belleza.

«Estaba ansioso por salir, reanudar una vida social y recortarme la barba para no parecer un oso», bromeó en Atenas Alexis Protopappas. Portugal, Serbia, Bélgica, Austria, Turquía, Israel, Nigeria, Túnez y Líbano también dieron más libertad de movimiento a la población, aunque con moderación.

«Acabamos de pasar un mes de hambre y pena. Ahora puedo volver a ganar dinero y alimentar a mi familia», dijo Ganiyu Ayinla, conductor de un minibús en Lagos.

Pero esta tendencia no es igual en otras partes del mundo. La apertura de tiendas en Montreal se ha pospuesto por una semana, debido a la cantidad insuficiente de camas disponibles en los hospitales y el riesgo de que el desconfinamiento conduzca a un aumento de las hospitalizaciones

AFP.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí