Sur de la Florida abre parques. DeSantis anuncia plan de apertura que excluye al sureste del estado

0
239

Algunos parques reabrieron el miércoles en el sur de la Florida, el mismo día en que el gobernador Ron DeSantis anunció un plan para reabrir el estado que por ahora excluye Miami-Dade, Broward, y Palm Beach, los condados más afectados por COVID-19.

Casi un mes después de que ordenó la medida de quedarse en casa para mitigar la propagación del nuevo coronavirus, DeSantis anunció que Florida comenzará a reabrir a partir del próximo lunes.

La primera de tres fases del plan de reapertura, el cual DeSantis tituló “Seguro. Inteligente. Paso a paso”, excluye a tres condados del sur de la Florida que se han visto especialmente afectados por la pandemia del COVID-19.

Los residentes de los otros 64 condados podrán recuperar partes del diario vivir, siempre y cuando mantengan las pautas de distanciamiento social y eviten agruparse en conglomeraciones de 10 o más personas, dijo DeSantis, quien agregó que lo ideal es que todos usen mascarillas para protección pero que no se impondrán multas a aquellos que no cumplan con ese requisito.

Antes de presentar su plan, DeSantis alardeó que su administración ha manejado la situación muy bien y mostró en una presentación gráficas que predecían con muchos más muertos e infectados de los que Florida ha registrado.

Pero no mencionó que los científicos que calcularon esas proyecciones lo hicieron en marzo, antes que él implementara medidas como el distanciamiento social, y por lo tanto usaron como premisa un escenario en que el estado no hiciera nada para combatir el virus.

Indicó que las escuelas seguirán ofreciendo clases en línea hasta nuevo aviso y que los bares, cines, gimnasios y salones de belleza permanecerán cerrados. Las visitas a los centros para ancianos aún estarán prohibidas.

Sin embargo, los restaurantes podrán servirle a clientes al aire libre, si los sientan con seis pies de distancia, y las tiendas podrán operar si mantienen la capacidad de su establecimiento al 25%.

La única medida de la fase uno del plan que aplica para todo el estado es que las cirugías electivas podrán reanudarse.

El gobernador advirtió que quiere tomar un enfoque “deliberado y metódico” para comenzar el proceso de la reapertura. Pero que si nota un alza en las hospitalizaciones o un incremento en la tasa de casos que dan positivo entre las pruebas realizadas, dará marcha atrás.

Antes que se pueda avanzar a la fase dos del plan, se tendrá que aumentar la cantidad de exámenes de COVID-19 realizados, dijo Desantis, quien aseguró que el estado tiene la capacidad de realizar un total de entre 30,000 y 40,000 pruebas al día.

Se jactó de que ya ha abierto 11 centros de pruebas a los que se puede llegar caminando, en vez de solo en automóvil, como era el caso en marzo y principios de abril.

El estado abrirá tres sitios de pruebas nuevos ‘walk-thru’ donde podrán ir personas a pie’. Uno de ellos estará en el Miami Beach Convention Center, donde el Cuerpo de Ingenieros del Ejército construyó un hospital de campaña de coronavirus, pero hasta ahora ha quedado vacío.

DeSantis dijo que este centro será el primer sitio de pruebas híbrido, de un lado las personas podrán hacerse la prueba a pie y por el otro se harán las pruebas desde el vehículo. El alcalde de Miami Beach, Dan Gelber, dijo que espera que abrán el sitio de prueba la semana que viene.

DeSantis, un republicano que llegó a la mansión del gobernador con la bendición del presidente, se reunió con Donald Trump cara a cara en el Salón Oval de la Casa Blanca el martes. Ambos discutieron los detalles del plan y Trump dijo que DeSantis ha hecho un “trabajo espectacular en Florida”.

Hasta ahora expertos de la salud se han mostrado vacilantes y han criticado las aserciones de DeSantis de que en Florida hay suficientes pruebas para considerar una reapertura.

 

El Nuevo Herald.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí