Desempleo: Florida agiliza proceso de solicitudes

0
247

La avalancha de críticas recibidas por demoras en el procesamiento de solicutudes de ayuda por desempleo en Florida, hizo que el gobernador Ron DeSantis asumirera un rol central en el reajuste del sistema operativo del estado que ha demostrado notables deficiencias, en medio de la severa crisis que enfrenta la población afectada por la epidemia de coronavirus.

Casi dos millones de personas han solicitado la ayuda tras el cierre de miles de negocios en respuesta al coronavirus, sin embargo apenas el 17% recibe en estos momentos los pagos por desempleo.

El gobernador explicó que el problema del sistema de operativo a través del cual se ingresa para hacer las solicitudes, viene desde el anterior mandato, el período del gobernador Rick Scott, quien autorizó 77 millones para supuestamente solucionar errores del sistema y ampliar la capacidad y rapidez, pero que finalmente no sucedió así. «El sistema es malo y además muy caro», dijo DeSantis.

Apenas unas 270.000 personas reciben el dinero en estos momentos, pero DeSantis indicó que un número mucho mayor comenzará a recibir la ayuda a partir de esta semana, porque más de 2.000 empleados estatales fueron movidos de sus posiciones habituales para ayudar en el proceso de las solicitudes por desempleo.

Durante el fin de semana el sistema estuvo fuera de servicio, lo cual permitió avanzar en la revisión de los reclamos atrasados, según DeSantis, quien agregó que el pago sería de forma retroactiva desde la aplicación, tanto el monto estatal de hasta 275 dólares por semana como el federal, de 600 dólares adicionales también por cada semana.

También a partir de este lunes comienzó a fluir el dinero procedente del nuevo paquete de ayuda aprobado por el Congreso y firmado por el presidente Donald Trumpo para respaldar a miles de empresas que no pudieron obtener préstamos en la primera ronda.

El plan de préstamos a los pequeños y medianos negocios por valor de 320.000 millones de dólares impulsa la protección de empleos, debido a que el dinero no tendrá que ser devuelto si el propietario del negocio utiliza el 75% en el pago de salarios a empleados. La medida amortigua el potente impacto del COVID-19 en la economía estadounidense y en especial en la Florida, un estado cuyos ingresos se sustentan en la industria de los servicios y el turismo.

La Florida aparece entre los estados más afectados por la pandemia del coronavirus con niveles de contagio que superan los 31.000 casos y más de 1.000 fallecidos, mientras que Miami-Dade registra la mayor cantidad de diagnosticados en Florida con más de 11.000 y casi 300 decesos.

Estas estadísticas impiden por el momento una reapertura gradual de la economía, en especial, en el sur de la Florida, un elemento que agrava la situación de desempleo e incrementa por semanas las solicitudes del dinero de las ayudas federal y estatal.

DeSantis afirmó el domingo que pronto anunciaría una decisión sobre un posible levantamiento de las órdenes que cerraron gran parte de la economía del estado, a raíz de la pandemia.

En una conferencia de prensa, el gobernador reiteró que la «histeria» en las primeras semanas del brote no se materializó en Florida, a pesar de las predicciones que especulaban sobre muchas más muertes que las registradas hasta ahora por el estado.

Por Diario las Américas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí